Inicio   Nuestro Colegio   Misión y Visión

Misión y Visión

FILOSOFÍA, MISIÓN Y VISIÓN DEL COLEGIO

SAN NICOLÁS de Myra es un colegio cuya visión es permitir el desarrollo integral del alumno, donde los educadores tengan como meta última la felicidad de sus estudiantes, en un ambiente cristiano, familiar y acogedor. Con esa visión, para la institución es de suma relevancia que los alumnos se comprometan en alcanzar metas altas, con voluntad, esfuerzo y creatividad. Los excelentes resultados de las pruebas SIMCE de los últimos años avalan que el sistema educativo del colegio es de compromiso con cada alumno, apoyándolo en sus necesidades personales. Se privilegia el concepto de familia, es decir, se acoge a los hermanos con las diferencias propias de cada uno, lo más importante es el compromiso de los padres por educar en los valores de sana convivencia y sean parte activa de la vida diaria de sus hijos.

Contamos con un Jardín Infantil fundado en 1982. acogemos niños desde los 2 años en cursos pequeños, con educadoras que trabajan con gran vocación y capacitación permanente. Se favorece el aprendizaje del idioma inglés, tenemos talleres de educación física, clases de computación y visitas periódicas a la capilla, biblioteca y gimnasio del colegio.

Nuestro desafío es que cada niño se sienta acogido, querido y respetado con todas sus diferencias individuales, que logremos hacerlo sentir cómodo, sin miedos, seguro de sí mismo, que reciba una gran riqueza de estímulos sensoriales, afectivos, religiosos, sociales e intelectuales. Que sea un NIÑO FELIZ.

Sano ambiente educativo y compromiso familiar

Para nuestro Colegio, la familia es el eje principal donde se promueven principios, valores, actitudes y sentido de la vida. Nuestro aporte es apoyar y perfeccionar su acción formadora.

Además, al interior del colegio se vive el programa de Sana Convivencia que apunta al respeto por el otro, al buen trato y a prevenir situaciones de bullying, actuando con prontitud en caso de detectar alguna situación. El colegio es como una segunda casa donde se vive la alegría y la seguridad de sentirse protegido y acogido.

Una vez a la semana un grupo de alumnos comparte un desayuno con la Dirección del Colegio, lo que les permite canalizar sus inquietudes y aportar ideas y sugerencias en beneficio de la comunidad escolar.